jueves, abril 05, 2018

El ejemplo judicial de Brasil

Por Fernando Mauri


A fines de los 80, se instaló entre la progresiva nativa una consigna: #Patria querida, dame un presidente como Alan Garcia#.

Por "suerte", con sus debes y haberes, los argentinos nos dimos por ese entonces a un primer mandatario socialdemócrata como Raúl Alfonsín, que carente de una agenda económica consistente, se destacó por cazar leones en la selva, en términos de DDHH a partir de un histórico Juicio a las Juntas Militares de las dictaduras, y no como otros que vinieron después y se arrogaron ser los campeones en la materia, cazando meramente en el zoo y pretendiendo "olvidar" aún con marchas y contramarchas lo logrado por el líder radical nacido en Chascomús.

El propio Alan García truncó de mala manera años después su promisoria carrera como prohombre de la izquierda latinoamericana.

Hoy, uno bien podría decir, "Patria querida, dame una justicia como la brasileña", esperando no ser decepcionado como les pasó a muchos aquí y allá con el peruano.

¿Hace falta explicar demasiado por qué la sana envidia con el hermano país? ¿Referimos sólo a la habilitación de su más alto tribunal para proceder a la detención del ex presidente Lula?

No. Es mucho más, no es sólo el comportamiento de esta Corte residente en Brasilia, no es solo la transparencia de poder seguir en vivo como espectadores las ponencias fundamentadas de los votos de sus 11 magistrados.

Es una justicia que no se detiene en la figura, en la persona, en a quién está enviando a prisión - avalando lo actuado no en una (probo juez Moro) sino en dos instancias previas-, a un ex titular del Ejecutivo... y con buenas chances de volver al poder a fin de año si pudiera presentarse (asunto que en su momento se dirimirá puntualmente ante un tribunal electoral pero con la certeza de que por sus devaneos judiciales Lula está imposibilitado de correr al no tener "ficha limpia").


Es una justicia que no solo detiene a ex funcionarios, congresistas, etc, sin distingo de derechas e izquierdas, porque la trama de corrupcion flagrante fue trasversal, sino también a grandes empresarios, en el marco de una denuncia que involucra a actores de toda América Latina. 
Sino, téngase en cuenta los casos de los dos altos miembros del centroderechista PMDB, Eduardo Cunha 
Y una justicia proactiva donde la figura de la delación premiada, empleada cuidadosamente, permite avanzar en el hilo de lo robado al pueblo.

Lula es corrupto, tiene otras causas aún más duras que se tramitan, y no es intocable. (https://www.infobae.com/america/america-latina/2018/04/05/las-otras-causas-por-corrupcion-que-complican-a-lula-da-silva/)
No hay una oleada contra los "populistas" progres... en su momento, Menem y Fujimori fueron encarcelados. Y creo que no brillaron por sus posturas de centroizquierda. 

Ojalá Brasil, esta alegre nación tan enviciada y corroída, deje detrás a la vez opciones electorales de derecha xenófoba, la violencia política repudiable que se ensañó con el mismo Lula en una caravana recibida a balazos, proceda con el corrupto actual presidente Temer como lo hace ahora con el líder del PT, y que cedan las presiones militares que parecieron días pasados retrotraernos a un fantasmagórico viaje hacia atrás en el tiempo.

En lo que a nosotros respecta, los Nac&Pop deben entender que la chapa de progre que se autoimponen algunos (esos algunos que por estas tierras eligieron a un represor como jefe del Ejército, o que mentían y escondían invisibilzando la cantidad de pobres y hasta decían que era es tig ma ti zar los el hecho mismo de contarlos) no les da inmunidad y menos impunidad. Más bien lo contrario, un corrupto lo es sea de derechas o izquierdas, pero hasta nos pasa que repudiamos más al que se llena los bolsillos en nombre de los mas humildes y que se llena la boca mentando al pueblo cada tres palabras.

Ojala nuestra vilipendiada justicia tomara nota un poquito del estado de cosas posibles mirando a la de nuestro vecino.
Si así fuera, la ex presidenta CFK debería estar detenida junto a su banda porque los procesos deberían haberse iniciado hace años, o funcionarios de hoy como G. Arribas -amigo personal del presidente Macri y titular del servicio de inteligencia nacional- o el propio ministro L. Caputo no deberían esperar a tener problemas judiciales recién cuando dejen la protección del poder.

Hoy, lamentable y desilusionadamente, el cuadro es otro, especialmente en la justicia federal...
Ah, de paso... Alan García también es investigado por los sobornos de Odebrecht.  

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal